jueves, 24 de septiembre de 2009

ESC.21 INT. HUNDIDO EN EL SILLÓN -- NOCHE

series dvdEl otro día conversábamos con un colega sobre la fiebre de las series en DVD (o su versión ilegal, la descarga de capítulos). Luego de reconocernos ambos como fans de este tipo de consumo, coincidimos en que genera un gran problema: el formato de la serie (o unitario, como le decimos aquí) tal cual la conocemos hoy, choca con su consumo continuado.
Hasta hace un par de años atrás, lo normal era ver una serie digamos un martes, y esperar toda una semana para ver el capítulo siguiente. Capítulo en el cual nos encontrábamos con la repetición de ciertos puntos importantes de las distintas líneas argumentales a modo de recordatorio. Amen de escenas solamente colocadas para reforzar situaciones emocionales con las que necesitamos que el espectador reconecte.
Estamos hablando de un lenguaje de repetición, algo que es parte insoslayable de la ficción televisiva (sobre todo, en el terreno de las telenovelas).
Todo esto funciona bien cuando hay siete días de por medio entre capítulo y capítulo; incluso, en el caso de que haya más tiempo, es necesario hacer aun más hincapié en los mecanismos de recordación. La mente del espectador es así.
Sin embargo, este mecanismo deja de funcionar cuando se consumen varios capítulos a la vez. De hecho, el mecanismo se vuelve tan evidente, burdo e irritante en la visión continuada, que se transforma en un problema. Un fastidio. La sensación de que nos toman por idiotas. ¡Basta de secuencias de inicio con lo que sucedió en el capítulo anterior! ¡Basta de repetir una y otra vez quiénes son los malos y por qué hacen lo que hacen! ¡Basta de enrostrarnos por qué la chica no puede acceder al chico!
Gracias. Lograron que odiara una serie que antes me encantaba.
Con mi colega, entonces, augurábamos un nuevo día en el que el consumo de ficción fuera principalmente a través de DVD, o de algún modo de acceso que no obligara a la espera. Y se caía de maduro que, con sistemas de distribución así, los guionistas tendrían que comenzar a escribir distinto. Pensando en que su espectador verá dos o tres capítulos de una sentada; incluso una temporada entera en un fin de semana.
Una cantidad de minutos importantes dedicados a la repetición volarían por la ventana. Las escenas de relleno, charlas, clips, etc., también sufrirían el impacto. Estaríamos obligados a ser más creativos, más ágiles, más enfocados en lo que es realmente importante.
El peso recaería sobre la trama. La gente querría saber más, y más rápido. Algunas series de 20 capítulos por temporada quizá se acortarían a 13. La relación afectiva entre el televidente y el producto cambiaría al estar menos tiempo conectados.
La menor duración de cada temporada traería como resultado que se produzca mayor cantidad de series para llenar la pantalla. El impacto sobre los mecanismos de producción es evidente, pero la industria sin duda sabría adaptarse. Se podría probar más. Quizá el formato sitcom saldría ganando. La telenovela estaría nadando en terreno conocido.
Son especulaciones, claro. Quizá todo siga igual. En ese caso, habrá que agarrarse fuerte al control remoto y avanzar, avanzar, avanzar, hasta que encontremos que nuestra serie favorita nos está contando algo que realmente vale la pena mirar. 

3 comentarios:

Maque Lagos dijo...

Marcelo, ahora voy a leer con detenimiento los posts (q letra chiquita me cacho!) pero por lo que chusmeé seguramente voy a pasar seguido!
Saludos!
Maque.

Andre dijo...

Yo puedo decir, que me vi 5 temporadas en dvd de Battle Star Galactica, que esos minutos de recordatorios sobre programas anteriores no me molestaban para nada, porque siempre te traian a la memoria detalles de capitulos lejanos, (ademas de que en el caso de esta serie me encantaba la presentación, titulos, y esa parte en donde pasaban rapidito las escenas mas importantes del capitulo que estaba por comenzar) pero en caso, por ejemplo, de Lost, si resulta molesto, ahi te doy la razón hermano! (por eso me gusta ver Lost cada lunes y mantener eso que es tan lindo, que se llama expectativa, por el periodo de una semana)

Marcelo Cabrera dijo...

Maque, me alegra de tenerte entre los lectores del blog! Bienvenida!
Andrea, Battlestar Galactica es un caso muy particular, nada en esta serie es como en el resto, y por tanto es una excepción a la regla. En LOST pasa más. En Los Expedientes X, por ejemplo, roza lo insoportable: tanto Mulder como Scully están constantemente repitiendo información básica, aun en las temporadas más avanzadas.