lunes, 21 de septiembre de 2009

ESC.19 EXT. NOKIA THEATRE L.A. -- NOCHE

Anoche me senté a ver la entrega 61 de los premios Emmy con un cierto sentido de pertenencia. Después de todo, le doy mi tiempo (y muchas veces mi admiración profesional) a la mayoría de las series en competencia. Pienso que puede ser interesante observar las series ternadas en el rubro guión(aparece el nombre de la serie, y luego el del capítulo en competencia -ya que ellos premian a la excelencia de un capítulo en particular, no de la temporada completa-, el canal que lo emite y los autores), para luego poder observar algunas cosas.

MEJOR GUIÓN DE SERIE/COMEDIA
Ternados:
30 Rock “Reunion” / NBC / Matt Hubbard
30 Rock “Apollo, Apollo” / Robert Carlock
30 Rock “Mamma Mia” / Ron Weiner
30 Rock “Kidney Now!” / Jack Burditt, Robert Carlock
Flight Of The Conchords “Prime Minister” / HBO / James Bobin, Jemaine Clement, Bret McKenzie
Ganador:
MATT HUBBARD, por “Reunion” (30 Rock)

MEJOR GUIÓN DE SERIE/DRAMA
Ternados:
Lost “The Incident” / ABC / Carlton Cuse, Damon Lindelof
Mad Men “A Night To Remember” / AMC / Robin Veith, Matthew Weiner
Mad Men “Six Month Leave” / AMC / André Jacquemetton, Maria Jacquemetton, Matthew Weiner
Mad Men “The Jet Set” / AMC / Matthew Weiner
Mad Men “Meditations In An Emergency” / AMC / Kater Gordon, Matthew Weiner
Ganador:
KATER GORDON, MATTHEW WEINER, “Meditations In An Emergency” (Mad Men)

MEJOR GUIÓN DE MINISERIE, PELÍCULA DE TV O ESPECIAL DRAMÁTICO:
Ternados:
Generation Kill “Bomb In The Garden” / HBO / David Simon, Ed Burns
Grey Gardens / HBO / Michael Sucsy, Patricia Rozema
Into The Storm / HBO / Hugh Whitemore
Little Dorrit / PBS / Andrew Davies
Taking Chance / HBO / LtCol Michael R. Strobl, Ross Katz
Ganador:
ANDREW DAVIES, “Little Dorrit”

Ok. Algunas ideas y comentarios sobre estos programas:

  1. Como primer dato salta a la vista por la cantidad de nominaciones que Mad Men y 30 Rock fueron, para los miembros de la Academia de Televisión norteamericana, los dos shows mejor escritos de la temporada. No les faltan méritos. 30 Rock es una comedia hilarante, irreverente e incisiva, que tiene además como plus reírse de la TV misma (30 Rockefeller Plaza es la dirección de NBC, la cadena que produce la serie… ¿se imaginan si aquí se hiciera 1261 Lima, donde el 13 se parodiara a sí mismo?; ni el inimputable Alfredo Casero podría lograrlo). Mad Men, por su parte, es una serie dramática que refleja la vida de un grupo de ejecutivos publicitarios de los 60, contra el telón de fondo de los cambios morales que sufrió la sociedad norteamericana en esa década. Si bien, a mi gusto, el storytelling de esta serie es bastante conservador, no se puede negar su profundidad dramática.
    Aquí me detengo a señalar algo que ya he mencionado en un post anterior: tanto Matthew Weiner como Tina Fey, los creadores correlativamente de Mad Men y 30 Rock, se formaron como guionistas y desde allí evolucionaron a producir, pero sin abandonar su primer amor y su centro profesional. De hecho, el propio Weiner ganó anoche el Emmy al mejor guión dramático por el capítulo de Mad Men “Meditations In An Emergency”, que pueden ver aquí si gustan (perdón por el doblaje).
    Los que prefieran reírse un rato, en cambio, pueden ver aquí el episodio ganador de comedia, “Reunion”, de 30 Rock.
    Ambos episodios tienen algo en común: están centrados en los personajes, antes que en historias referidas a su entorno o su trabajo. En “Meditations In An Emergency”, Don, el personaje principal, ve caer a su alrededor todo lo que significa algo para él, su trabajo y su familia, debido a lo poco que los valora, preso de su ego. Es una suerte de “cautionary tale”, al igual que “Reunion”, donde Liz Lemon asiste a una reunión de ex alumnos de su secundario y debe enfrentarse con las consecuencias de su comportamiento pasado.
    Creo que una conclusión posible de esto es que, no importa el setting que hayamos elegido, el género o el formato: las historias que cuentan son las que afectan internamente a nuestros personajes, porque en definitiva, son las que más nos afectan a nosotros mismos. Construyamos la historia que construyamos, nunca olvidemos crear personajes fuertes, presos de sus imperfecciones, con un pasado que los marque y un conflicto siempre esperándolos a la vuelta de la esquina. Podemos permitirnos fallar en el resto; pero en esto, no.
  2. Las excepciones en las primeras dos ternas también dicen lo suyo. La primera es el episodio “Prime Minister”, de la serie de HBO Flight of the Conchords. Los Flight of the Conchords son un dúo musical neozelandés ganador del Grammy cuyo humor, que combina observaciones ingeniosas, caracterizaciones y música folk a tono, los llevó a convertirse en protagonistas de una sitcom lisérgica. En “Prime Minister”, el dúo es contratado para tocar en una gala en honor a la llegada del Primer Ministro de Nueva Zelanda a Nueva York… disfrazados de Simon & Garfunkel. En este episodio se ríen, simultáneamente, de los imitadores de estrellas; de Nueva Zelandia y su carácter de “nación pueblerina”; de Simon & Garfunkel; de Barack Obama; etc. Este tipo de comedia permite una libertad creativa importante, que aquí se ve solo en los “márgenes” de la TV, como es el caso de “Peter Capusoto y sus videos”. Sería interesante dar un paso del humor de sketch, a la comedia guionada, sin perder esa locura.
    La otra excepción es Lost, ternada por su capítulo “The Incident”, el shockeante final de la quinta temporada. Con esta, Lost ha estado ternada 4 veces a mejor guión, y nunca ha ganado. Más allá de la crítica que ha despertado la calidad de sus últimas temporadas, sin duda debería haberlo ganado por alguno de los capítulos de la primera, que sin duda significaron una revolución en la forma de contar en televisión. De hecho, en 2005 Lost ganó el Emmy a la mejor serie dramática, pero no al mejor guión, que fue ganado por el episodio “Tres historias”, de la serie House. Otra vez, el drama personal: en este capítulo, el Dr. House debe decidir si trata o no al nuevo marido de su ex, al mismo tiempo que da una clase maestra exponiendo tres casos… todos ellos victimas de distintas dolencias en la pierna. House habla de sí mismo, como fondo del dilema personal que sufre frente a su ex mujer, que está ligada al accidente que lo dejó con renguera. Drama personal, contra drama coral en medio de una atmosfera de cruza de géneros.
  3. Luego, es extraño encontrar que varios shows nominados a mejor drama o comedia, no han tenido ninguna nominación como mejor guión. ¿Se puede hacer el mejor show sin tener el mejor libro? Lo dudo. Hablo de dramas como Breaking Bad, House, Dexter, The Office, Weeds, entre otros. Extraño.
  4. Por último, están los nominados a mejor miniserie o película para TV. En este rubro, y viniendo principalmente de HBO, todos los años tenemos verdaderas joyas. Este año le tocó ganar a PBS, la tv pública de Norteamérica, por el drama Little Dorrit, adaptación de una novela poco célebre de Charles Dickens. En este rubro primó el “conservadurismo” de Dickens, contra otros relatos más arriesgados, como puede ser Generation Kill. De todas formas, en lo que más me hace pensar esta terna, es en cuanto lamento que no se produzcan “tvmovies” en Argentina. Entiendo que hay razones económicas de por medio, pero es un formato atractivo y en otros países latinos, como Colombia, son muy buscadas.

Bueno, nada más que decir sobre los Emmy. Ah sí… me olvidaba algo importante… Mientras miraba la ceremonia, probé un alfajor helado de Frigor sabor Lemon Pie. Se llama Heaven Unik. Lo recomiendo. Realza cualquier experiencia televisiva (esto es gula, no chivo).
¡Buen provecho!

1 comentario:

Luciana dijo...

Todo bien con las series yanquis, pero por qué no un análisis de lo que vemos acá? Hay una nota muy buena de Marisa Quiroga sobre Valientes. http://www.elargentino.com/nota-57497-Clasica-y-moderna.html. Muy bueno el blog.