martes, 13 de octubre de 2009

ESC. 39 INT. MAZMORRA -- DÍA

María, mi mujer, terminó de leer el post anterior, "ESC.38 INT. TERRITORIOS CONOCIDOS -- DÍA", y me dijo con vos tajante: "es denigrante hacia las personas que mencionás". Me quedé un poco sorprendido por semejante juicio sumario, y traté de argumentar que simplemente había tomado algunos aspectos de esas personas que me habían hecho pensar en un tema que consideraba común. María insistió: "estás criticando cosas totalmente subjetivas de gente que conocemos para ensalzarte a vos mismo". Lapidaria. Al cabo, el mismísimo F, que aparece mencionado en el post, me dejó el siguiente comentario:
"Hay varias subjetividades en tu análisis que te invito a reflexionar:
1. ¿Porque inferís que estas personas no expresan deseos de descubrir cosas nuevas porque no te encontrás con "objetos" en sus casas que lo demuestren? Resultaría difícil por ejemplo cuando uno viaja traerse un pedazo de "La piedad" de este Sr. Miguel Ángel....
2. También me parece un poco reduccionista hablar de poco deseo a las cosas nuevas refiriéndose a discos o películas… ¿y todo el tema social? ¿No es ampliar el espectro cultural tratar con personas de distintos ámbitos, profesiones, etc.? ¿No es una prueba irrefutable de ello que estas personas con profesiones tan “practicas” te tengan de amigo?
3. Me parece que es mas complicado el asunto. Creo que es más acertado decir que hay personas que están mas inclinadas a consumir y otras a producir (creativos en el amplio uso de la palabra-política, intelectual, social, etc.). Y no es bueno pasar la vida sin estar y conocer los dos lados porque en el fondo se necesitan".
Traté de argumentar con él (como se puede ver en los comentarios del post), pero al cabo de mi di cuenta de que tanto F como mi mujer tenían razón.
La observación que trataba de demostrar con "ejemplos empíricos", está viciada de subjetividad a tal punto que, aun cuando creo que tiene valor, se anula a ella misma.
¿Por qué alguna gente no expresa ningún deseo por descubrir cosas nuevas, diferentes, culturalmente hablando?, me pregunto en el post. Como si el consumo de productos culturales (para usar el lenguaje de F), fuera sola garantía de cultura, de inquietud, de búsqueda. Si lo es, es solo de manera parcial. O es solo manera. Pésimo error juzgar a los demás con la vara que uno blande ante la vida.
Pensando en algunos otros post que he escrito, me pregunto si no habré usado este mecanismo más de un vez. Y me lamento si fue así.
Voy a tratar de ser más cuidadoso de aquí en adelante. Tengo que estar más atento a mi Ego.
Si quisiera generalizar, diría que a veces, quizá, los autores somos víctimas de nuestro Ego, de nuestra visión por momento maniquea del mundo, donde todo es personajes e historias, y nosotros los seres omniscientes que ordenan la realidad.
Pero mejor no generalizo y digo lo más concreto, parafraseando a un conocido: a veces, se me salta la correa.
Sepan disculpar. Estoy aquí en la mazmorra, haciendo mea culpa. Trataré de no volver a hacerlo. Trataré. Después de todos, ¿qué somos sin nuestros defectos?

3 comentarios:

Jessica dijo...

Yo me enoje con tu post anterior... termine dije: perdón? Y este quien se piensa que es para juzgar a la gente por sus gustos? Te quise responder pero me daba fiaca argumentar mi critica a tu critica... Pero bueno, ahora que vos me ahorraste el trabajo, es mas fácil!

Marcelo Cabrera dijo...

¡No te tiene que dar fiaca! ¡Si la hubieras escrito, la podría haber agregado en el post!¡Cuántos más me peguen, más rápido aprendo! ;=) Besos

F dijo...

Impresionante tu autocritica. Ojalá todo el mundo la tuviera...
No nos desacostumbres a tus criticas agudas metiendote en la vida de simples mortales caidos en las garras del consumismo.