lunes, 12 de octubre de 2009

ESC.38 INT. TERRITORIOS CONOCIDOS -- DÍA

La primera vez que fui a la casa de D, varias cosas me llamaron la atención: lo hermosa que era (aunque decorada en un estilo muy clásico), lo buenos anfitriones que son D y su mujer... y su colección de discos. Colección que sufrí más tarde cuando, inspirado por varias copas de buen tinto, D prendió su tocadiscos y se puso en modo DJ. Comenzó un paseo (para mí)infernal por los territorios del folclore, algo de tango, y música popular de ayer, de hoy y espero que no de siempre. Cuando pasamos a los CD's, la cosa no mejoró: lo más nuevo que tenía era el disco en vivo de Serrat y Sabina (salve a ambos), repleto de temas... viejos. Libros, no vi por ninguna parte. Películas, algunas copias de los blockbuster del momento. Cuando salí de allí, una pregunta comenzó a rondar mi cabeza.
En la casa de H las cosas fueron un poco mejor, pero no para exagerar. En su mezcla de quincho con departamento de soltero, decorado como un museo de antigüedades (muy interesante la mayor parte, cámaras antigüas, carteles de publicidades del 40, un casco de corredor circa Fangio, etc.), otro tocadiscos coronaba la estancia. Esta vez, los vinilos estaban un poco más actualizados: 70's y 80's. Los CD's databan de la misma época. H es un coleccionista, acaso tenga eso a favor. Su biblioteca estaba repleta de clásicos de la colección Clarín, más algunas cosas de ciencia ficción que encontré interesantes, y todos los libros de Dan Brown, personaje que desagradable si los hay. Una pequeña pila de DVD's revelaba títulos de blockbuster similares a los de la casa de D. La cuestión es que salí de allí con la pregunta tomando cada vez más forma.
La casa de F, un amigo de la infancia, me deparaba por lo menos un hallazgo más agradable: estaba llena de cómics. F es un excelente dibujante, aunque la vida lo ha alejado de eso. Por lo menos, colecciona cómics de primera, libros de ilustración, álbumes de artistas europeos, etc. Su biblioteca tiene algunas novelas interesantes, incluida alguna mía que hacía años que no me devolvía. Los únicos CD's de la casa eran los de su mujer, que escucha algo de Montaner y Arjona, creo. F tiene todavía un disco de Madness del secundario. La videoteca era realmente de videos: cintas de VHS de la trilogía de Star Wars y de películas para niños. La pregunta no dejó de rondarme cuando salí de su casa.
La pregunta. Con todo el respeto del mundo por la diferencia de gustos. ¿Por qué alguna gente no expresa ningún deseo por descubrir cosas nuevas, diferentes, culturalmente hablando?
Yo, por ejemplo, no puedo escuchar el mismo disco más de una semana. Lo pongo en mi teléfono, y lo escucho del derecho y del revés; lo disfruto, lo analizo, lo desmenuzo, y luego paso a otra cosa. Se produce música nueva constantemente: ¿por qué no escucharla? Y ni siquiera hablo de arriesgarme mucho por territorios extraños. No me puse a escuchar la discografía completa de los grupos pop de Islandia. Pero disfruto Gossip, Bat for Lashes, los argentinos Proyecto Verona, Glassvegas, Mew, etc. Escuchar cosas nuevas me estimula mental y espiritualmente.
Los mismo sucede con las películas. Me encantan los blockbusters. Pero también el cine asiático (especialmente el coreano), el francés, los dramas indies norteamericanos, el cine Dogma. Hay como una llamita dentro mío que se va apagando si no le echo determinado tipo de leña.
Será que mi trabajo depende cien por ciento de mi imaginación... pero en un punto, ¿no es la imaginación necesaria para cualquier trabajo? H es comercial de una gran empresa, con una habilidad envidiable para vender lo que sea; F tiene una casa de cambio, y ha demostrado ser un empresario excelente; D es un gran médico, una profesión para mí llena de misterio. Seguramente ellos encuentran el alimento para su imaginación en otras fuentes.
No sé. Quizá es que para mí el cine, la música, la literatura, el dibujo, la pintura, son cosas que se conectan tan directamente al alma... por algo a los chicos los mandamos a aprender dibujo, pintura, piano o guitarra, y no contabilidad creativa.
O tal vez a lo que me refiero es al espíritu de búsqueda. A no quedarnos con lo que no es cercano por crianza, por costumbre, o por pertenencia a una generación. Hay tanto por investigar y descubrir (aun mirando varias décadas hacia atrás, no soy un dogmático de lo nuevo), que aun con la mejor actitud, solo podemos abarcar un pequeño terreno.
¿Por qué renunciar a eso? No tiene sentido para mí.
Los dejo escuchando Proyecto Verona (les recomiendo el tema Perfecto Camarada).
Slds!

5 comentarios:

F dijo...

Hay varias subjetividades en tu análisis que te invito a reflexionar:
1.Porque inferís que estas personas no expresan deseos de descubrir cosas nuevas porque no te encontras con "objetos" en sus casas que lo demuestren? Resultaría difícil por ejemplo cuando uno viaja traerse un pedazo de "La piedad" de este Sr. Miguel Ángel....
2. También me parece un poco reduccionista hablar de poco deseo a las cosas nuevas refiriéndose a discos o películas…y todo el tema social ¿…no es ampliar el espectro cultural tratar con personas de distintos ámbitos, profesiones, etc.? No es una prueba irrefutable de ello que estas personas con profesiones tan “practicas” te tengan de amigo?
3.- Porque tu hijo ve la Guerra de las Galaxias, de donde la saco ? (ahora voy a revisar mi casa a ver si me falta) Me parece que es mas complicado el asunto. Creo que es más acertado decir que hay personas que estan mas inclinadas a consumir y otras a producir (creativos en el amplio uso de la palabra-politica, intelectual, social, etc.). Y no es bueno pasar la vida sin estar y conocer los dos lados porque en el fondo se necesitan.
PD: No tengo discos de Montaner ni de Arjona POR DIOS!!!!! …Ah y el casete de Mandess se me rompió…podes venir a casa sin miedo.

Marcelo Cabrera dijo...

Estimado F! Primero que todo, no sé por qué inferís que el F del post son vos... conozco varios F's... bueno, sí, está bien, sos vos. :)
Más que nada, fijate que hacia el final digo que "seguramente ellos encuentran el alimento para su imaginación en otras fuentes". Es bastante clara la aclaración. Solo tomo algunos ejemplos para exponer un punto, haciéndolo con humor (apreció mucho a cada una de estas personas y estoy dispuesto a seguir sufriendo a Domenico Modugno si es necesario). Es verdad que hay personas más inclinadas a consumir que a producir, aunque para el caso, el término consumo es un poco despreciativo: escuchar nueva música no es un simple hábito de consumo. Pero si creo que hay mucha gente que se conforma con lo que coonoce. Usted, mi estimado F, tiene un amor por el dibujo que lo redime.
PD: prometo reponerte el cassette de Madness.

Anónimo dijo...

En tu profesión es importante estar al día de todo (música, literatura, cómics...), pero ten cuidado pq hay demasiados libros, películas, discos y exposiciones vacias pero llenas de snobs.

Andrea dijo...

Che, hasta yo me di cuenta quien era F!! un saludo para él!
No me quiero poner orientalista, pero aveces en la contemplación de una misma cosa se pueden encontrar multiples interpretaciones, y eso también estimula la imaginación, y el alma. A mi me pasa con algunas pinturas.
Saludos!

Marcelo Cabrera dijo...

Es verdad. Bueno, de todas formas, en el post de hoy se puede encontrar una corrección importante sobre el tema. Beso!