jueves, 26 de noviembre de 2009

ESC.62 INT. MANIPULANDO MIEDOS -- DÍA

En el post 56, Lecturas para el ego, había propuesto mostrarles algunos textos sobre guión que he ido recogiendo en mis infinitos viajes por la web. Hoy les traigo otro.
Esta semana vi el episodio de Dromo protagonizado por Emilia Mazer. Es raro ver este tipo de programas en Argentina. Más allá de cualquier discusión posible sobre la calidad (subjetiva) del programa, fue un acto de valor de parte de Fiore y Gelos llevar adelante este proyecto de género en la TV local. Parece que al público argentino hay ciertos géneros que no le van. Quizá sea porque nunca se trataron con la seriedad que se los trata en otros países. O, simplemente, que la idiosincrasia local no les da lugar. En el caso del terror, bueno, aquí hemos tenido monstruos bien reales, con lo cual es difícil asustarse de alguien con máscara; y por otro lado, nunca hemos sentido que lo sobrenatural habitara nuestras tierras. Apenas tenemos acceso a lo "natural". Así que, en mi opinión, el género de terror, o el de fantasía, o el de ciencia-ficción, siempre tienen más en contra que a favor a la hora de salir a pelear un lugar importante entre el público.
A mí, particularmente, es uno de los géneros que más me gusta. Suelo ver todo lo que encuentro, y trato de informarme sobre su esencia (un texto base en el aprendizaje del género, es la conferencia "Lo Ominoso", de Freud: recomiendo su lectura).
Pero no es este el texto que les quería mostra hoy, sino un resumen del Seminario De Escritura de Horror, de Robert McKee.
Aquí, algunos tips extraídos de dicho texto:

- La audiencia debe creer en la realidad de la historia y su universo.
- El romance le quita toda la tensión a las historias de horror.
- Puedes mostrar temprano a la "criatura", pero NO mostrar sus poderes.
- Si decides mostrar temprano sus poderes, no reveles a la "criatura".
- DESORIENTA: es se logra direccionando mal la cámara, con efectos de sonido, locaciones extrañas, conductas desconcertantes, o elementos fuera de lugar en ambientes familiares.
- Estimula la imaginación de la audiencia, hazlos querer ver el horror y luego escóndelo. Cuando lo escondes, la audiencia presta más atención a la historia. El misterio crea ansiedad.
- Lo que la gente imagine será siempre más aterrador para ella que lo que vea.
- El voyeurismo da placer. En este sentido, puede ser divertido ser el monstruo.
- Usando el punto de vista de la criatura, podemos demostrar la alegría y el poder del cual disfruta, trasmitiéndoselos al público.
- Mantén siempre una sensación de encierro. Utiliza la oscuridad y las sombras.
- Ataca a la religión o a la Madre: estos son dos paraísos a los que la gente recurre para sentirse a salvo.
- El grado de "elevación" del protagonista debe ser directamente proporcional a la fuerza y la severidad de la "criatura".
- El protagonista siempre tiene fuertes debilidades y una extraña afinidad o conexión con la "criatura".
- No hay "héroes" en el cine de terror, solo sobrevivientes.


Espero que estos tips sean de buen uso para alguno de ustedes. Sería bueno saber que hay más gente escribiendo terror en Argentina.
Después de todo, es una forma de purgar los miedos.



1 comentario:

Andrea Pía dijo...

-"desorienta" eso lo pude vivenciar en la peli "In the mouth of madness" (En la boca del miedo).
-"manten siempre la sensación de encierro" clarisimo ejemplo de eso, o al menos eso fue lo que yo senti cuando la vi, "El bebé de Rosemary".
y los 2 ultimos puntos
-El protagonista siempre tiene fuertes debilidades y una extraña afinidad o conexión con la "criatura".
-No hay "héroes" en el cine de terror, solo sobrevivientes.
creo que puedo decir con seguridad que es aplicable a Alien!

muy bueno el post!!
saludos!