martes, 27 de julio de 2010

ESC.125 EXT. CIELOS DIGITALES ARGENTINOS -- DÍA

Tengo la tendencia a festejar la apertura de cada boca nueva de producción y exhibición audiovisual. Pienso siempre, con espíritu positivo, que van a redundar en más trabajo para los que, como yo, vivimos sola y exclusivamente de generar contenidos para esa industria. Así que la llegada de la TV Digital Abierta me pareció algo digno de aplauso. Aunque, en principio, sirviera como herramienta demagógica futbolera, la lógica indica que, una vez terminado el mundial, iban a tener que hacer algo más útil con esa tecnología. Y parece que el momento está llegando... ¿o no?


Primero, el anuncio de que la TV Digital Abierta contará con cuatro canales, que portarán cada uno 4 señales, o sea, 16 nuevas señales de TV de alta calidad abiertas a todo público a lo largo y ancho del país. Aplausos sin ironía.
Luego, la presentación del Plan de Fomento a la Producción de Contenidos para la TV Digital: casi 35 millones de pesos listos para ser otorgados por concurso (aun está por verse el grado de transparencia del mismo), entre productoras de de todo el país y televisiones federales, para la creación de 200 horas de documentales y series de ficción.
Mucha gente del medio se está relamiendo al pensar en estos fondos. Y con razón: es una movida realmente grande, aun cuando los montos por capítulo de ficción, por ejemplo, son algo exiguos (90.000 pesos por capítulo de 26 minutos de artística está bastante por debajo de los costos de mercado).
Hasta aquí, las cosas pintaban bien. Pero luego, claro, viene la letra chica:

  • Los 16 canales de TV Digital, según decreto publicado en el Boletín Oficial, podrán difundir provisoriamente señales “propias o de terceros (...) en tanto y en cuanto sean facilitadas por sus titulares en forma gratuita”. Esto suena coherente: se cambia acceso nacional por contenidos. Cabe preguntarse cómo se elegirán estos contenidos. 
  • Liliana Mazure, presidenta del INCAA, organismo que articula el Plan de Fomento, dijo a la prensa que el material que surgirá de Plan formará será parte de un gran archivo, cuyo propósito será “aportar programación para todos los canales” y contribuir a “la construcción de una memoria audiovisual colectiva". Este archivo se llama Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino (BACUA), y tendrá como finalidad  proveer material a canales públicos y privados (no gratuitamente, imaginamos), y podrá realizar  coproducciones con otras emisoras. El BACUA, que tendrá tres señales propias (llamadas Acua),  ya cuenta con 77 cortos, 24 telefilms documentales y 11 documentales periodísticos en su archivo. Nueva pregunta: ¿cuán tranparente será el manejo de este gran archivo? ¿Hablamos de la generación de contenidos de primera linea para todo el país, del Estados entrando a negocio de la provisión de contenidos, o de la generación de una memoria audiovisual selectiva?
  • Por último, ayer en algunos medios de Internet se pudo leer lo siguiente: tanto Celina Amadeo como su ex-marido, Raúl Lecouna, estarían vendiendo sus estudios de televisión, Central Park y Sonotex HD, este último, como lo dice su nombre, construido para generar contenidos de alta definición. Ambos predios, según la especie periodística, serían comprados por Electroingeniería, empresa cordobesa propiedad de Osvaldo Costa y Gerardo Ferreyra, que vienen inviertiendo en medios, y que son aliados del Gobierno. Electroingeniería también está interesada en comprar PPT, la empresa de Diego Gvirtz, como forma de adquirir contenidos, es de suponer. ¿Podemos suponer que esta empresa se prepara a producir una importante cantidad de contenidos para la nueva TV Digital... contenidos en línea con las necesidad del Gobierno?
Al gobierno le resulta imposible ocultar, aun detrás del ambicioso emprendimiento que supone la construcción de la TV Digital Abierta, sus ansias de construir un polo de comunicación con el cual combatir a sus enemigos en el terreno de la opinión pública. Esta pelea puede, y seguramente lo hará, ensuciar la construcción de lo que podría ser una BBC nacional, algo revolucionario para nuestros país. Si así sucede, será una enorme pérdida.

Pero nos queda un consuelo. Los gobiernos pasan, pero la TV Digital Abierta quedará. Con un poco de suerte, a su tiempo, tendremos la oportunidad de colocar allí contenidos de los cuales nos sintamos orgullosos, como trabajadores del medio y como argentinos. 
.
.

1 comentario:

Maxi dijo...

Muy bueno Marcelo. Algo en lo que hicieron mucho incapié en una de las presentaciones del plan, el jueves pasado en el CFP del SICA, es que habría libertad de expresión, que no censurarían contenidos críticos o sensibles para el Gobierno. Como ejemplo, dijeron que en materia de cine vienen colaborando con directores desde Pino Solanas hasta algún otro con pensamientos más conservadores. Claro que se trata de la TV Pública y es un contexto distinto. Hasta ahora está la experiencia de Ciega a Citas, que más allá de algún comentario entre líneas de Manucha sobre candidaturas testimoniales, no tocó temas que pudieran sensibilizar al poder de turno. Esperemos que sea transparente y que no estén reemplazando, tal como es mi única resistencia a la nueva ley audiovisual desde el principio, un monopolio por otro.

PD: Por cierto, voy a participar en el concurso con mi proyecto.