viernes, 28 de mayo de 2010

STORYTELLERS: MARCOS CARNEVALE

El post de "cuentacuentos" de esta semana está dedicado a Marcos Carnevale, un hombre que desde hace mucho tiempo se encuentra íntimamente vinculado al desarrollo de ficción en la Argentina. No solo porque es un autor de gran talento, sino porque es el Director de Contenidos de Pol-Ka, una de las factorías de televisión más importantes de la Argentina. Desde su doble rol de escritor y director, Marcos ha estado ligado a éxitos como 22 El Loco, 099 Central, Soy Gitano, Padre Coraje, Valientes. Además, ha desarrollado una exitosa carrera como director de cine, en la que resaltan Elsa & Fred y Anita. Marcos está casado con Lilly Ann Martín, también una exitosa guionista.
Introducido el invitado, vamos con sus respuestas.



1.  ¿Cómo vencés a la hoja en blanco?
No pensando que está en blanco. Ni que es una hoja. Es aterrador tener conciencia de eso. Es una puerta cerrada que sólo logra abrirse cuando te olvidás de ella. 
                           f                          f
2.  ¿Qué preferís, los géneros o las historias?
No hago distinción. Los géneros requieren historia. Me gusta contar cuentos. Algunos me salen mejor que otros, claro. En ciertos géneros y con ciertas historias me siento más cómodo, me identifico más, me expreso mejor.
                           f
3.  Ronald Moore dijo que “una serie de televisión es una historia sobre un grupo de gente. (...) El concepto es seguir a esta gente, no a los eventos”. ¿Cómo construís la relación personaje/trama?
Estoy bastante de acuerdo con eso. Yo creo que el gran secreto de una tira o una serie o cualquier formato que requiera de muchos capítulos a lo largo del tiempo, son los personajes. La construcción de los personajes. Si los personajes son interesantes, si tienen matices, aristas, cosas que ocultar, deseos que cumplir, etc. siempre va haber historia. La historia per sé se agota rápidamente. Los personajes no. Basta con ponerlos en una circunstancia X o enfrentarlo a un personaje X y siempre se va a movilizar. Siempre algo va a pasar. Eso se llama historia. Cuando algo pasa a través de alguien.
                           f
4.  ¿Cuáles son tus 5 reglas más importantes a la hora de estructurar?
Un café doble. Olvidarme de la hoja en blanco. Acordarme de que me pagan por hacer lo que más me gusta en la vida. Saber QUÉ voy a contar. Y CÓMO.
                           f
5.  Jim Sheridan dijo que “la estructura de tres actos es el Big Mac del mundo del cine”. ¿Qué opinión te merece esta cita?
Me parece una falta de respeto comparar “los tres actos” con un grasoso Big Mac. Eso fue inventado hace mucho, mucho tiempo por una civilización maravillosa que fueron los griegos. Cambio el tono y me desenojo con Sheridan: si vale una comparación con algún referente del gran país del norte, lo compararía con la Coca Cola.
                           f
6.  ¿Cuáles son las preguntas más importantes que te hacés interiormente antes de escribir una escena, para que sea realmente dramática y no solo pase información?
Hace tiempo que no me hago preguntas a la hora de escribir. Seguramente me las hago de un modo no del todo conciente. Aprendí con el tiempo a no pensar tanto, a dejar la cabeza de lado. Yo trabajo mucho con el aparato emocional. La experiencia me ha enseñado que, cuando uno tamiza demasiado las ideas con la cabeza, se vuelven racionales, se enfrían, se apagan. Quedan formalmente plasmadas, pero pierden vida. A mí me gusta que las escenas sean orgánicas, vibren, estén vivas. De todos modos, esto no es siempre así. Muchas veces, se necesita de una energía más pensada, más racional. Hay cuentos que lo requieren y ahí lo aplico.
                           f
7.  David Mamet dijo “si hacéis que los personajes no puedan hablar, y escribís una película muda, estaréis escribiendo un gran drama”. ¿Qué opinas de esta afirmación?
Con el respeto que Mamet me produce (lo admiro enormemente), creo que lo que dijo es un ingenioso juego de palabras. Puede ser un gran drama o no. Si me pongo ocurrente, diría que no poder hacer hablar a los personajes es un drama. Por algo se inventó el cine sonoro. En fin… no creo que esta pregunta y esta respuesta sean muy constructivas. Sí, divertidas. Tomémoslas como tal.
                           f
8.  ¿Cuáles son los principios que hacen de un diálogo, un gran diálogo?
Escuchar la voz interior, escuchar a los personajes hablar en tu cabeza. Nunca pensar qué van a decir y cómo lo van a decir.
                           f
9.  ¿Qué situaciones del oficio de contar crees que atentan contra el arte de contar?
Contar malas historias. Esas historias que buscan generar dividendos y nada más que dividendos. Y esas otras que hunden a las personas en el morbo de la violencia, del horror, del espanto porque sí. Sin propósito y sin salida para el que lo vea. Esas historias son un acto de irresponsabilidad absoluta. Uno nunca sabe a quién le está contando una historia y de qué modo pueda afectarlo. Como autor, hay que hacerse cargo de eso.
                           f
10.  ¿Cómo te sentís en relación a la finitud del guión, en relación a que es solo un primer paso hacia el producto final?
No lo siento como lo sienten, seguramente, los autores que sólo escriben. Yo también dirijo y, casi siempre, dirijo lo que escribo. Así que atravieso todo el proceso.


Gracias Marcos!
La semana que viene, cerramos la primera parte de Storytellers con Mario Segade.
.
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

lo respeto mucho a carnevale pero se contradice enormemente. malparida fue un claro ejemplo de lo que el dice querer evitar en una historia.