miércoles, 19 de mayo de 2010

ESC.100 INT. LO ESENCIAL -- DÍA/NOCHE

Llevo varios días pensando en un tema apropiado para el post número 100 de este blog. En televisión, el programa número 100 trae siempre grandes festejos; por todo lo involucrado, equipo, dinero, rating, llegar a 100 emisiones de una ficción es siempre un hecho memorable.
Siguiendo esta costumbre, entonces, pensaba en cómo festejar los 100 primeros post. No con una fiesta, claro (aunque no sería una mala idea... quizá para el número 200), sino con un artículo que fuera más profundo, original, brillante, certero que nunca.
Luego me di cuenta que buscar este "post perfecto" no sería representativo de lo que el blog quiere trasmitir. Lo que, de todas formas, no contestaba a la pregunta "qué escribir".
Y entonces vi lo que era obvio.
El post número 100 coincide con el segundo cumpleaños de mi hijo.
No es que ambas cosas tengan el mismo nivel de importancia. No hay nada que pueda escribir que tenga un valor cercano a una sola lágrima, a la más pequeña sonrisa de mi hijo.
Pero como no creo del todo en las casualidades, que ambas situaciones se encuentren en un mismo día, me da que pensar.
La vida tiene sincronías extrañas y maravillosas, llenas de significados que, de tan claros, se desvanecen en el aire. Los respiramos, antes que entenderlos. Y está bien: si solo pudiéramos "entender", ¿de qué nos servirían la imaginación, los sueños?
Tener un hijo, escribir un guión, plantar las semillas de una buena vida.
Este es el máximo significado al cuál puedo aspirar. En el post 100 o en cualquier otro.
Gracias por estar del otro lado.
.
.

1 comentario:

bloggeando dijo...

Feliz cumpleblog, Mario