lunes, 26 de abril de 2010

ESC.93 EXT. PILOTOS Y TRAILERS /3 -- DÍA

Para terminar esta miniserie sobre pilotos y trailers ("terminar" es solo una forma de decir, ya que el tema es bastante más largo que la capacidad de este blog), quisiera mostrarles algunos ejemplos de trailers que mi querido colega Gabriel me hizo llegar oportunamente.
Una de las cosas que conversábamos, previo a que él me enviara estos links, era la plasticidad del trailer para sugerir más que mostrar, a diferencia del piloto. Creo que todos hemos sido testigos de esta facultad que tiene el trailer para inspirar, para luego, a la hora de ver el film, darnos cuenta de que habría que cambiar la palabra "inspirar" por "mentir". Esto sucede sobre todo con las películas norteamericanas: los yanquis son los maestros del trailer como género en sí mismo. Puede verse algo de este oficio en el personaje de Cameron Diaz en la película The Holiday.
En nuestro caso, dejemos "mentir" de lado y aferrémosnos a "inspirar".
El trailer permite poner a jugar a favor la economía de recursos. Una imagen bien pensada, una voz en off, un trabajo de sonido sólido, pueden hacer toda la diferencia.
Hacia esto apunto al mostrarles los siguientes ejemplos de trailers.







En estos tres casos, podemos encontrar todos los fuertes del trailer: manejo de economía de recursos (cuaquiera de estos tres trailers puede ser replicado a nivel local con un presupuesto más que aceptable), utilización imaginativa de la dupla sonido/imagen, y la premisa de sugerir más que mostrar. Un buen trailer, creo, pone en juego la imaginación del espectador (cabe aclarar que, contrariamente a esto, hay toda una corriente de trailers, principalmente en el cine americano, que no deja nada librado a la imaginación: le tiran encima a la gente las escenas más fuertes, el contenido de casi toda la historia, a tal punto que uno va al cine prácticamente sabiendo en forma exacta qué es lo que va a ver... lo que le quita al asunto gran parte de la diversión... ya hablaremos de esto con más detalle en otro post).
A riesgo de irme un poco de tema (ustedes me dirán), se me ocurre que puede ser útil comparar las posibilidades que brinda un trailer, con la pintura impresionista: "el uso de pequeñas pinceladas de colores puros resultó en un todo vibrante; y, aunque las pinceladas aisladamente no obedecieran a la forma o al color local del modelo, en conjunto —al ser percibidas global y unitariamente— adquirían la unidad necesaria para percibir un todo definido". Esto tiene su conexión con la teoría gestaltica y su axioma "el todo es más que la suma de sus partes", que también me parece aplicable a la "teoría", si se quiere, del trailer.
Divagaciones de ex-estudiante de comunicación aparte, creo que, en muchos casos, puede ser más beneficioso para nuestra idea, presentarla primero en formato de trailer, antes que jugarnos el todo por el todo con un piloto.
En cualquier caso, buena suerte para todos los "entrepreneurs" que estén realizando su experiencia en este momento. Y si alguien quiere compartir sus trailers, bienvenidos sean: prometo postear lo que me manden.
.
.

1 comentario:

budoson dijo...

En mi caso, este trailer hizo que me pegara casi un año esperando a que se estrenara la peli:
http://www.youtube.com/watch?v=twuScTcDP_Q
Y a pesar de que espoilea bastante, para mi funcionó muy bien, porque esperaba que la historia fuera por otro derroteros.