lunes, 4 de enero de 2010

FELIZ AÑO PARA TODOS!!

Las fiestas (y el trabajo; probablemente más el trabajo que las fiestas) me tuvieron alejado del blog uno días. Navidad se me pasó volando y me quedé con las ganas de subir un post sobre cuál era, para mí, la mejor película de navidad (The Nightmare Before Christmas -El extraño mundo de Jack en la traducción para hispanoamérica-, esa joya increíble dirigida por Henry Sellick e ideada y producida por Tim Burton).
El 31 también pasó como un bólido. Quizá sea yo, que estoy con la cabeza en otra parte, pero estas fiestas se me hicieron poco festivas, apenas un trámite al que nos obliga el calendario. Con esto no quiere decir que la haya pasado mal; al contrario. Pero muchas veces la fuerza de las costumbres nos llevan a jugar unos personajes navideños, findeañeros, que son bigger-than-life, como dicen los americanos; nos sentamos en el escenario de las fiestas como si fueran una hijuela al escenario de nuestras vidas. Las fiestas ya son lo suficientemente simbólicas, como para tener que sobreactuarlas.
Pero bueno, en fin, las fiestsa están en el ojo del observador, así que no me hagan mucho caso en todo esto.
Lo que sí perdura es la sensación de que algo se terminó (un año como representación de un período de intenciones y resultados), y algo comienza (otro período donde seguiremos tratando de que la balanza entre nuestros sueños y la realidad de equilibrio). La esperanza de que todo vaya mejor está en el aire: dependiendo del ánimo de nuestras antenas, la sintonizaremos mejor o peor.
Es casi inevitable cargar ese algo que comienza con deseos. A veces son tan evanescentes, que nos cuesta enfocarlos. Otras, se hacen tan evidentes, que nos permiten hacer una lista. No es que sea necesaria, ni siquiera útil. Pero la lista suele estar allí, rondándonos.

Mi lista va más o menos así:
1) Seguir observando, maravillado más allá de lo que puede decirse con palabras, como mi hijo crece.
2) Seguir apostando a que mi mujer es la persona con la que quiero compartir el resto de mi vida.
3) Seguir trabajando para lograr aquello que este país se empecina en hacer casi imposible: comprar una casa para mi familia.
4) Seguir invirtiendo tiempo, energía y esfuerzo en este blog, que es una de las cosas más importantes que me pasaron en 2009. Por lo que me permitió descubrir sobre mí mismo, y por el contacto que me brindó con todos ustedes.
5) Seguir intentando descubrir nuevas formas de contar, lo único que sé hacer (y quiero hacer) realmente bien.
6) Seguir intentando contar lo mejor posible sin necesidad de descubrir nuevas fórmulas, para poder entender los lenguajes que están en boga.
7) Seguir bregando para construir el sueño de saltar al cine.
8) Terminar la novela que empecé.
9) Disfrutar de la familia, de los amigos; de la vida.

La lista debería tener 10 puntos, ¿no? Pero llegué al 9 satisfecho; ¿para qué forzar las cosas?
Besos, abrazos y feliz año para todos.
1