jueves, 30 de diciembre de 2010

STORYTELLERS: ERNESTO KOROVSKY

Cerramos el año con esta nueva entrega de Storytelleres. En este caso, el invitado a responder el cuestionario es Ernesto Korovsky. Allá por 1998, junto a Gustavo Barrios, Ernesto sentaba las bases de lo que sería una nueva forma de pensar la telenovela en la Argentina, escribiendo los libros de Gasoleros. Desde aquel momento fundacional, Ernesto ha sido autor de gran cantidad de éxitos:  El sodero de mi vida, Son Amores, Durmiendo con mi jefe, Los Secretos de Papá, Sos mi vida y Mujeres de nadie. Extrovertido y a la vez sensible, siempre dispuesto a dejar caer una broma en el momento preciso, Ernesto es un referente importante dentro de la comunidad autoral argentina.



1. ¿Cómo vencés a la hoja en blanco?
A falta de una imágen muy clara para empezar, hago listas de ideas. En algún momento se arranca.
2.  ¿Qué preferís, los géneros o  las historias?
Creo que Borges decía que el estilo está secretamente dictado por la anécdota. Uno nopuede dejar de pensar en los generos, aunque no lo haga a conciencia, todo el tiempo referís a lo que ya se escribió.
3. Ronald Moore dijo que “una serie de televisión  es una historia sobre un grupo de gente. (...) El concepto es seguir a esta  gente, no a los eventos”. ¿Cómo construis la relación  personaje/trama?
Hay historia donde todo se construye  gracias a la trama, la búsqueda del tesoro, la revelación de un secreto se convierte en una meta donde los personajes son piezas en un tablero. Hay otro tipo de historia donde uno se propone contar los días y las horas de la vida de los personajes. Y la trama pasa a ser un tema menor
4. ¿Cuáles son tus 5 reglas más importantes a la  hora de estructurar?
  • (En caso de un programa con continuidad) En las dos primeras escenas retomo la continuidad del cap. Anterior. 
  • Trato que el asunto principal del capítulo se presente como tal en el primer tramo.
  • Trato que en el final, más allá de la continuidad, cierren el tema que se presenta en el primer tramo.
  • Trato que las diferentes líneas que se presentan no tengan el mismo tono. Trabajo sobre los contrastes.
  • Trato de unir las líneas en dos o tres momentos para que no queden compartimientos estancos.
5. ¿Cuáles son las preguntas más importantes  que te hacés interiormente antes de escribir una escena, para que sea  realmente dramática y no solo pase información?
Trato de pensar en las acciones ue se desprenden de que decorado estás usando, a que hora sucede la escena, de donde vienen y a donde van, cual es el estado que trae ese personaje y tratar que eso se traduzca en una acción. Todos están en tránsito.
6. David Mamet  dijo “si hacéis que los personajes no puedan hablar, y escribís una película  muda, estaréis escribiendo un gran drama”. ¿Qué opinas de esta  afirmación?
Que depende, como decía antes hay historias donde la trama se devora todo, donde lo que se habla es lo mínimo necesario. Hay otras historias que consisten en eso. En gente que habla, porque lo que dicen, la forma en que lo dicen es la obra.
7. ¿Cuáles son los principios que hacen de un  diálogo, un gran diálogo?
Un diálogo es lo que se dice, y lo que se calla. A veces los personajes dicen lo que sienten otras veces que no, hay veces que dicen cosas inteligentes, otras veces dicen tonterías. Creo que un gran diálogo está definido por la cantidad de matices que aparecen.
8. ¿Qué situaciones del oficio de  contar crees que atentan contra el arte de contar?
A más oficio menos ingenuidad, es casi una ecuación. El mejor oficio es el que no se ve. Cuando los hilos son verdaderamente transparentes.
9. ¿Cómo te  sentís en relación a la finitud del guión, en relación a que es solo un primer  paso hacia el producto final?
Yo suelo ver lo que escribo, y me realimenta, pero si me empieza a no gustar lo que veo, lo dejo de mirar  y trato de pensar en el libro como en un fin en si mismo. El premio es hacer un buen trabajo, después si lo destrozan…
10. ¿Cómo se artícula en Argentina,  en tu experiencia, la relación entre autor y  productor?
Cada caso es particular, hay veces que el productor es tu socio, tu cómplice y todo… Otras veces es tu enemigo más acérrimo. Depende… Para mí no es un hecho menor la manera en que se lee uno escribe. Puede que uno no sea comprendido, puede que lo que uno escribe no está tan claro como aparece en nuestra cabeza. Acá y en todas partes hay que negociar. Sin fundamentalismos, pero  sin perder el placer de escribir ni tu punto de vista.