miércoles, 20 de octubre de 2010

RESPONSABILIDAD EMPRESARIA

Ayer, Gastón Pauls se comunicó con la familia de Clarisa. Desconozco el contenido exacto de la conversación, pero sí sé que lo que hablaron le trajo a los padres de ella cierta paz, en referencia al hecho de que los últimos tiempos de Clarisa hubieran quedado "manchados" por la angustia que le provocaba la deuda que Rosstoc, la empresa de Pauls, mantenía con ella.

"Gracias por difundir la injusticia que esa gente sin corazón hizo a mi hermana", escribió Josefina, su hermana, en un mensaje dejado en este post. "Sobre todo porque su ultimo momento de lucidez fue cuando juntas, yo con el escaner y ella con la compu desde la cama, porque ya no podía moverse, volvíamos a hacer los telegramas y las notas para los abogados.Cuando terminamos estaba tan agotada que se durmió y cuando despertó ya no volvió a ser la misma, solo incoherencias y delirios. Ese día no me lo voy a olvidar en mi vida. Por eso pido a todos que me ayuden a difundir esta historia ya que en sus delirios también se repitió y la considero el ultimo deseo de mi única y queridísima hermana".

Así estaban las cosas.
Pablo Lago (creo que a esta altura no hace falta volver a entrar en detalle sobre la relación de enorme afecto que lo une con Clarisa), se encargó de escribirle a Pauls de puño y letra y explicarle lo sucedido.
Y Pauls respondió a la altura de las circunstancias: pidió el teléfono de la familia de Clari y se comunicó con ellos. Dijo, obviamente, las palabras adecuadas. Y todos los involucrados en esto le agradecemos por ellos.

Unos días atrás, un compañero comentaba por mail que le parecía inapropiado mezclar la muerte de Clarisa con el tema de la deuda que con ella tenía Rosstoc. Que se podía malinterpretar, como si se quisiera hacer cargo a la empresa de lo sucedido. Es posible. A veces la bronca lleva a no poner las cosas en los mejores términos posibles.
Mi contestación a ese mail, fue la siguiente: "Creo que todos los que hemos tenido muertos por cáncer cercanos, sabemos el peso que la cuestión emocional tiene en la evolución de la enfermedad.Todos estamos expuestos al maltrato en esta industria y para acabar con eso estamos luchando. Algunos tenemos más fuerzas para sobrellevarlo que otros. No es que Clari vaya a ser una mártir de la causa (no creo que le interesara en lo más mínimo ese lugar); pero sí creo que hay algo de simbólico en la situación, algo que despierta ecos en todos".
Estos "ecos" tienen un nombre: RESPONSABILIDAD EMPRESARIA.

Hace casi cinco años atrás, yo trabajaba para Red Lojo, una productora conducida por José Luis Massa y el celebérrimo "Corcho" Rodríguez. Trabajé con ellos en dos tiras, Frecuencia 04 y Paraíso Rock. Luego de las mismas, la empresa entró en una "fiebre productiva": cerró un acuerdo con San Hollywood Luis, para realizar allí una tira, una película, un unitario, y quien sabe qué más. La tira fue Sálvame María, con Andrea del Boca, que también iba a protagonizar el unitario; la película iba a ser Arbol de Fuego, un proyecto faraónico de Eugenio Zanetti, el argentino ganador del Oscar por el arte del film Restoration.
¿En qué concluyó todo esto? En una debacle total. El dinero de Sálvame María de pronto no alcanzó para nada, la empresa entró en quiebra, la novela se terminó de milagro (perdón: milagro se llama en esta profesión al esfuerzo de la gente por terminar su trabajo, de no defraudar a la gente que sigue la historia, aunque no se le pague en término), y quedó un tendal de deudas que daba vértigo de solo leerlo. Fue la primera vez que tuve que enfrentarme a una situación así, con un agujero de casi tres meses de laburo impagos, lo que me trajo toda una serie de problemas de "variada índole".

¿Cómo pasa una productora de armar semejantes proyectos, a fundirse a tal punto de no poder pagar ni el catering, todo en el plazo de escasos meses?

Existe la posibilidad de la estafa. Pero pongámoslo en otros términos: también podría llamarse "querer cagar más alto que el culo", para ser bien explícito; o bien "falta de responsabilidad empresaria". Es decir: no medir hasta que punto uno como empresa se compromete en cosas que no está cabal y económicamente seguro de poder llevar a cabo, todo en el afán de crecer, de aprovechar horas de aire que se les ofrecen, de subirse a un "prestigio" recientemente adquirido, como si el apoyo de la crítica fuera suficiente como para asegurar el flujo de dinero.

En Rosstoc ya tenían problemas de pago desde antes de Ciega a Citas. Yo estuve en las oficinas del Edificio Renault y lo vi con mis propios ojos. Así y todo, se metieron en Ciega a Citas. Y mientras el tinglado económico que sostenía Ciega comenzaba a derrumbarse, se metieron a producir Todos contra Juan 2, logrando, supongo, solo empeorar las cosas.

Esto no es mala suerte, señores. Esto es falta de responsabilidad empresaria. Esto es creer que uno puede ser productor a costa del laburo y la buena voluntad de los profesionales del medio. Esto es no medir hasta qué punto las fantasías de uno pueden afectar la vida de los demás.
Generalmente la quiebra se mide en números. Tal quebró, debe tanto. Se presenta en convocatoria, arregla para pagar "en buenos términos" (es decir, con quitas importantes). Todo parece un asunto económico, legal.
Pero detrás de cada deuda, señores, HAY GENTE. HAY VIDAS, historias, padecimientos, familias. Los "muertos" que ustedes dejan, señores productores, provocan mucho más que un rojo en el banco: generan sufrimiento, cadenas de problemas, peleas de pareja que se trasmiten a los hijos, y sí, también enfermedades.
TODO ESTO es lo que está en juego. NADA MÁS Y NADA MENOS.
Así que ténganlo en cuenta.

6 comentarios:

adriana dijo...

EXTRAORDINARIO MARCELO... DIFUNDAMOS ESTO, QUE LLEGUE A LOS MEDIOS. ASI, TAL COMO ESTÁ ESCRITO. LEVANTEMOS LA VOZ, AMIGOS... NO HAY OTRO MODO DE QUE LOS DEMAS SE ENTEREN... SALUDOS. ADRI.

Marcelo Cabrera dijo...

Está a disposición... aunque me convierta en persona poco grata en el País de los Productores. ;)

valeria dijo...

Es totalmente cierto que las preocupaciones empeoran la salud. A Clari ya se le estaban acabando los ahorros y tuvo que volver a depender de nuestra ayuda. Eso a una persona independiente, como era, le producía una gran inquietud. No entendía que para nosotros, su familia, el tema económo no tenía absolutamente, ninguna importancia. Hasta último momento luchamos para que estuviera lo mejor posible, aunque sabíamos que ya no la tendríamos por mucho tiempo, queriamos que se fuera en paz y sin sufrimiento.
¿A los productores no se les muere nadie? ¿Son humanos o pertenecen a otra raza? No saben que de aquí nos vamos desnuditos, así como venimos y que lo único que queda es el amor y el buen recuerdo. Te amo Clarisa. Te amamos tanto y tantos....
Señores empresarios sepan valorar y cuidar a sus trabajadores. Sin ellos ustedes no son nada.
Valeria

federico dijo...

maravilloso, excelentes palabras y tienen mi apoyo al cien por ciento.

hector dijo...

Responsabilidad empresaria en terminos de empresa esta muy lejos del uso que le estan dando. Trata mas bien de que puede hacer una empresa por su entorno no tan inmediato. El o los casos que se exponen ni siquiera alcanzan ese caracter. Las empresas que quiebran o fallan no le sirven a nadie, ni siquiera a los empresarios que las dirigen..entonces quedan dos caminos o la falta de idoneidad o la estafa. Creo que los guionistas deberian evitar por todos los medios posibles de participar de tales emprededimientos para conociendo la trayectoria y antecedentes de quienes proyectan los mismos. Sigo pensando que es un poco simplista hablar de que los empresarios no quieren a sus trabajadores...y todo se mezcla como la biblia y el calefon.Espero no se malinterprete este comentario que no pretende juzgar a nadie sino aportar otra vision.abrazo

Anónimo dijo...

Me parece muy bien tu reclamo y el reclamo de muchos trabajadores, que en sus diversos trabajos, son pisoteados y utilizados como carne de cañon para la maquinaria despiadada de las empresas.
Creo que realmente a los empresarios lo que les interesa es hacer guita, y la responsabilidad civil- humana que tienen con sus empleados les importa muy poco luego de llenarse los bolsillos.-
A mi muchas veces me trajo muchas deudas que me debieran sueldos, de dos o tres meses.No pagar el alquiler, tener problemas de pareja, tener VACIA la mesa familiar etc.
Creo que la denuncia es la única salida posible para la reivindicación de los derechos de los ciudadanos Y realmente creo que es algo etico y no negociable.
Es una lucha colectiva y no individual.
Si te catalogan de tal o cual, en un medio u otro, o te cierran alguna puerta por decir algo justo, a lo mejor es mejor que te cierren esa puerta a trabajar con gente de mierda.
Marina