lunes, 8 de marzo de 2010

ESC.83 EXT. CULTURA ZOMBIE -- NOCHE

Una de las cosas que uno suele hacer cuando está de vacaciones, es tratar de leer con un poco más de tranquilidad de la que se suele tener en el cotidiano. Luego de pasar rápidamente por las páginas de un típico bestseller de verano, me acerqué a una librería a buscar una novela sobre la que leí algunas reseñas interesantes (El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de Haruki Murakami). Mientras abonaba la cifra espantosa que cuestan hoy por hoy los libros, un objeto misterioso se instaló en la periferia de mi mirada. Lentamente giré la cabeza, con algo de miedo pero también atraído irremediablemente. El objeto, que no era más (¿menos?) que un libro, me enfrentó con una mueca burlona. Sentí que el vello de mi cuerpo se erizaba presa de un repentino frío. La novela estaba firmada por Jean Austen... y Seth Grahame-Smith. Su nombre era Orgullo y Prejuicio y Zombies.


Confundido, asustado, preocupado, conseguí salir de mi estado de estupor y abandoné la librería.
En cuanto llegué a mi casa vacacional, prendí la notebook y comencé a investigar la verdad sobre el monstruo que me había asaltado.
Al parecer, Mr. Grahame-Smith (escritor y productor cinematográfico), luego de escribir clásicos como The Big Book of Porn, The Spider-Man Handbook y How to Survive a Horror Movie, recibió inspiración de su editor Jason Rekulak, quien le propuso hacer una mezcla del clásico de Jean Austen con elementos del género zombie. Al parecer, llevaba varios años jugando con la idea (aquí es válido preguntarse "por qué").  Grahame-Smith se animó al desafío. Y consiguió un éxito editorial, el tercer lugar en la lista de libros más vendidos del New York Times.
Al parecer (no me puse a ojear el especimen porque huí, como se cuenta al principio), el chiste es parodiar la obra original insertando elementos del género zombies por "microcirugía" (expresión usada por el propio autor). En esta "nueva" versión, Elizabeth Bennet se encuentra en la búsqueda del amor y la independencia... en medio del estallido de una epidemia por la cual los muertos se transforman en viciosos asesinos.

Mientras que Orgullo y Prejuicio comienza así:

Es una verdad universalmente reconocida, que un hombre soltero poseedor de buena fortuna tiene que necesitar una mujer.

Orgullo y Prejuicio y Zombies, luego de la microcirugía, dice así:

Es una verdad universalmente reconocida que un zombie con cerebro necesita más cerebros.

Okey.
Como no podía ser de otra forma, el éxito derivó un nuevos súcubos: Sense and Sensibility and Sea Monsters, de Jane Austen y Ben H. Winters,


Abraham Lincoln: Vampire Hunter, 



nuevamente por la gracia de Grahame-Smith.
Okey.
¡Pero la cosa no termina aqui!
Natalie Portman, exquisita actriz a mi gusto, quizá aun no recuperada del disgusto de haber perdido a Gael García Bernal en manos de nuestro valor local, Dolores Fonzi, ha adquirido los derechos cinematográficos de Orgullo y Prejuicio y Zombies para poder llevarla a la pantalla grande, protagonizándola y, tal vez, dirigiéndola.
Imbuido del mismo espíritu juguetón (sin relación con Dolores Fonzi en este caso), Tim Burton ha hecho lo mismo con lo derechos de Abraham Lincoln: Vampire Hunter.
Okey.
Quiero creer que el objetivo de estas novelas es desacralizar la literatura clásica, desmitificar ciertos monstruos de las letras. Quiero creer que aquí se juega alguna lucha entre alta y baja cultura (si es que estas categorías existen). Quiero creer que esta "microcirugía" es algún tipo de experimento semántico.
Quiero creer que, sobre gustos, no hay nada escrito.
Compraría los libros para ver efectivamente de qué se tratan, pero son muy caros.
Mejor espero las películas.
.
.

1 comentario:

Andrea Pía dijo...

eh... realmente increible!! opino que si uno no tiene algo interesante para decir mejor no decir nada, verda?? bueno, ese es mi consejo para este grupete que esta agregando en lugares que ya estan completos. Que manera de gastar plata sin sentido, habiendo tantos escritores que tienen historias originales guardadas en un cajón...
saludos y que sigan disfrutando Matu!!